>

Costa Rica reafirma su voluntad de erradicar el trabajo forzoso

8 enero 2021

Costa Rica es el 47° país que ratifica el Protocolo a nivel mundial, demostrando así su firme empeño en la lucha contra todas las formas de trabajo forzoso.

Foto: Puerto Viejo, Costa Rica (©Der Joker)

©lisakristine.com

El 16 de noviembre de 2020, Costa Rica se convirtió en el 47° país que ratifica el Protocolo a nivel mundial y el quinto a nivel de la región de América Latina y el Caribe. Mediante la ratificación de este instrumento, Costa Rica muestra su firme empeño en la lucha contra todas las formas de trabajo forzoso y se une al movimiento mundial de lucha contra este flagelo.

El Protocolo requiere que los Estados adopten medidas efectivas para prevenir y combatir el trabajo forzoso, incluido el trabajo por servidumbre de deudas, el trabajo doméstico forzoso, o la trata de personas, y para proporcionar a las víctimas protección y acceso a acciones jurídicas y de reparación apropiadas, tales como una indemnización.

La OIT estima que a nivel mundial casi 25 millones de mujeres, hombres y niños, son víctimas de trabajo forzoso, de las cuales 4.8 millones en la forma de explotación sexual. El trabajo forzoso en la economía privada genera ganancias de 150.000 millones de dólares por año. Las víctimas son sometidas al trabajo forzoso en diversos sectores de la economía, como el trabajo doméstico, la construcción, la manufactura, la agricultura y la pesca.
Al presentar el instrumento de ratificación, la Representante Permanente de Costa Rica ante las Naciones Unidas en Ginebra, Embajadora Catalina Devandas Aguilar, declaró:

“Al sumarnos a este protocolo, renovamos nuestro compromiso para combatir y prevenir el trabajo forzoso en todas sus formas y unimos nuestros esfuerzos a la lucha por la universalización de este instrumento, para, de manera conjunta, erradicar de nuestras sociedades este flagelo.”

Por su parte, tras recibir el instrumento de ratificación, el Director General de la Organización Internacional del Trabajo, el Señor Guy Ryder, declaró:

“Me complace recibir este instrumento de ratificación que demuestra una vez más el firme compromiso de Costa Rica de luchar contra el trabajo forzoso y de garantizar la aplicación de los principios y derechos fundamentales en el trabajo. Con esta ratificación, y como país pionero de la Alianza 8.7, Costa Rica contribuye de manera activa a la consecución del trabajo decente y a que se alcancen los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas para 2030. El compromiso de Costa Rica también constituye una avance importante que nos acerca cada vez más del objetivo de 50 ratificaciones del Protocolo promovido por la Campaña “50forfreedom”.

Costa Rica posee una larga experiencia de lucha contra el trabajo forzoso. En los últimos años, el país ha tomado medidas para reforzar el marco legal e institucional de combate a la trata de personas. Se pueden notar en particular la creación de la Coalición Nacional contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y Trata de Personas, responsable del desarrollo, aplicación y evaluación de las políticas contra la trata, así como la institucionalización del «Equipo de respuesta inmediata» (ERI), encargado de coordinar la protección, la asistencia y las medidas de rehabilitación para las víctimas. El ERI ha elaborado un protocolo de intervención a los efectos de mejorar la coordinación de su acción a favor de las víctimas.