>

Forjar un futuro en el que no exista trabajo forzoso

1 febrero 2021

Empresas de todos los tamaños y sectores, organizaciones de empleadores y empresariales, y redes de empresas aúnan esfuerzos para poner fin al trabajo forzoso.

©lisakristine.com

Se estima que 25 millones de mujeres, hombres y niños están en trabajo forzoso, de los que 20,8 millones trabajan en varios sectores de la economía privada. Ningún país está exento de ese problema y los efectos socioeconómicos de la pandemia de COVID-19 han provocado un aumento del trabajo forzoso, del trabajo infantil y de la discriminación. La tarea que debe acometerse es enorme y las empresas no pueden afrontar el problema por sí solas. De ahí que sea necesario establecer nuevas formas de colaboración para abordar las causas subyacentes del trabajo forzoso.

Fuente: https://flbusiness.network/factsheet/

«Se trata de un problema sobre el que existe una opinión unánime. Todos los sectores de la sociedad desean erradicar el trabajo forzoso. No existe ambigüedad al respecto», señaló Laura Chapman Rubbo, Directora Ejecutiva de Política Pública Internacional de la empresa Walt Disney. «La cuestión es cómo alcanzar ese objetivo y cómo lograr avances», añadió en calidad de Presidenta del Comité Directivo de la Red Mundial Empresarial de la OIT sobre trabajo forzoso (“GBNFL” para Global Business Network on Forced Labour) en su segunda reunión anual, celebrada el 19 de noviembre de 2020.

La GBNFL de la OIT se estableció para dar respuesta de forma conjunta a esas preguntas y respaldar los esfuerzos de empresas y redes empresariales para hacer frente de forma eficaz al trabajo forzoso. Puesta en marcha en junio de 2018, cuenta con 17 miembros activos o asociados y tiene acceso, a través de sus respectivas redes, a más de 8.500 organizaciones, redes de empresas y empresas de todos los tamaños.

 

Al reunir a empresas de todos los tamaños y sectores a escala mundial, la GBNFL de la OIT facilita el contacto entre empresas y fomenta la colaboración para erradicar el trabajo forzoso de forma conjunta y eficaz. Si bien la colaboración de las grandes empresas es primordial, no se lograrán avances sustanciales para poner fin al trabajo forzoso sin la participación de las pequeñas y medianas empresas (PYME). Las PYME, así como las microempresas, crean alrededor del 70% del empleo mundial. Pese a ello, en la mayoría de los casos las PYME no participan en los debates para alcanzar ese objetivo. La GBNFL de la OIT ha adoptado medidas para subsanar esa deficiencia. En 2019, se puso en contacto con más de 300 representantes de PYME en Malasia a fin de sensibilizarlas con respecto al trabajo forzoso y la contratación equitativa y reforzar sus capacidades en este ámbito.

Por otro lado, la GBNFL de la OIT contribuye a proporcionar datos e información fácilmente  accesibles y de carácter eminentemente práctico, con el fin de ayudar a las empresas a afrontar el problema del trabajo forzoso y facilitar la adopción de medidas. También ha colaborado con varios asociados en la elaboración de un mapa interactivo relativo a las organizaciones que luchan contra la trata de personas.

Para lograr avances hacia la meta 8.7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de forma que se abarquen los 25 millones de personas en trabajo forzoso, es primordial ampliar el alcance de las soluciones que se adopten. De ahí que la estructura de la GBNFL de la OIT opere como red de redes para ese fin.

Por último, la GBNFL de la OIT facilita la colaboración de las empresas con otras partes pertinentes, en particular gobiernos y organizaciones de trabajadores, con el fin de promover soluciones sostenibles que permitan abordar las causas subyacentes y los factores estructurales del trabajo forzoso, especialmente la pobreza, la informalidad y la deficiente aplicación de la ley. Por ejemplo, la GBNFL de la OIT ha elaborado varias reseñas de políticas relativas a Viet Nam sobre trabajo forzoso y contratación equitativa, y fomenta el diálogo político en los países pioneros de la Alianza 8.7.

Guy Ryder, Director General de la OIT, manifestó en la reciente reunión anual de la GBNFL de la OIT que «Compartimos la misma motivación, lo cual es aplicable a gobiernos, empresas y trabajadores, y debemos lograr avances de forma conjunta. Ello conlleva que las medidas que adoptemos estén encaminadas a alcanzar el mismo objetivo”.

Habida cuenta de ello, la erradicación del trabajo forzoso no será posible sin la colaboración de empresas y redes empresariales con gobiernos y organizaciones de trabajadores.

Adhiérase a la Red Mundial Empresarial de la OIT sobre Trabajo Forzoso. Contribuya a poner fin al trabajo forzoso. Contacto: fl-businessnetwork@ilo.org y flbusiness.network