>

Estonia se compromete a luchar contra el trabajo forzoso

20 diciembre 2016

Cuatro países han cumplido con el plazo sugerido por la Unión Europea para ratificar el Protocolo sobre trabajo forzoso.

Foto: Reserva natural de Põhja-Kõrvemaa , Estonia (Aleksandr Abrosimov)

©lisakristine.com

Estonia se convirtió en el décimo país en ratificar el Protocolo sobre trabajo forzoso, comprometiéndose formalmente a adoptar nuevas medidas dirigidas a combatir la esclavitud moderna en todas sus formas, incluyendo disposiciones sobre prevención, protección y acceso a la justicia.

En noviembre 2015, el Consejo de la Unión Europea autorizó a los Estados miembros de la UE a ratificar el Protocolo, y declaró que “Los Estados miembros deberían tomar las medidas necesarias para depositar sus instrumentos de ratificación del Protocolo ante el director general de la Oficina Internacional del Trabajo lo antes posible, de preferencia a más tardar el 31 de diciembre de 2016.”

Hasta el momento, sólo cuatro países han cumplido con este plazo, a saber el Reino Unido, la República Checa, Francia y ahora Estonia.

Marco legislativo

Estonia reforzó su marco legislativo contra la trata de personas gracias a enmiendas a su Código Penal en 2012 y 2014. El Código Penal define y penaliza la trata de personas para fines de explotación sexual y laboral y autoriza a la Corte la confiscación de bienes y propiedades adquiridos por los autores del delito.

El marco legislativo del país también fue fortalecido con el nombramiento de un Coordinador nacional. Además, el ‘Plan de desarrollo para reducir la violencia (2010-14)’ comprende un plan de acción multidimensional contra la trata de seres humanos, el cual se concentra tanto en la explotación sexual como en la laboral. Incluye medidas que abarcan la prevención, la asistencia a las víctimas y el refuerzo de las investigaciones.

Estonia es un miembro del Grupo de trabajo del Consejo de Estados del Mar Báltico contra la trata de seres humanos y del Grupo de trabajo sobre niños en riesgo en la región del Mar Báltico.

Los diez países que han ratificado el Protocolo son Níger, Noruega, el Reino Unido, Mauritania, Mali, Francia, la República Checa, Panamá, Argentina y Estonia.