>

Los retos que conlleva informar sobre el trabajo forzoso y la contratación equitativa

6 mayo 2021

La OIT ha elaborado una guía práctica para ayudar a los periodistas a proporcionar información rigurosa sobre el trabajo forzoso y la contratación equitativa, sobre la base de la labor llevada a cabo por Kevin Burden y Charles Autheman. Éstos nos hablan de los retos que afrontan los periodistas al informar sobre temas tan delicados y de la utilidad de la guía.

©lisakristine.com

La OIT ha presentado recientemente la nueva guía “Reportajes sobre el trabajo forzoso y la contratación equitativa: guía práctica de la OIT para periodistas (disponible asimismo en francés, español y árabe). El trabajo forzoso y la contratación equitativa son temas delicados que plantean muchas dificultades a los periodistas que desean abordarlos. Varias semanas después de conmemorar las primeras 50 ratificaciones del Protocolo de la OIT sobre el trabajo forzoso, entrevistamos a Charles Autheman y a Kevin Burden, autores de la citada guía. Nos explicaron que esta herramienta de formación interactiva ofrece a periodistas y a alumnos, entre otros profesionales interesados, orientaciones sobre cómo superar esas dificultades e informar de manera fidedigna y eficaz sobre el trabajo forzoso.

   
Kevin Burden Charles Autheman

50 for Freedom (50FF): Charles, Kevin, en calidad de coautores de esta guía práctica, ¿podéis contarnos cómo se complementan vuestras trayectorias profesionales?

Charles Autheman (CA): He trabajado en la esfera de ayuda al desarrollo desde que obtuve mi licenciatura, hace algo más de un decenio, y me he ido especializando paulatinamente en la forma en que los periodistas informan sobre cuestiones laborales y migratorias. La organización y la promoción de programas de formación en todo el mundo me ha permitido conocer a cientos de periodistas, muchos de los cuales me han proporcionado información muy útil sobre la manera idónea de abordar esos temas.

Kevin Burden (KB): Soy periodista y formador de periodistas. Mi objetivo es mejorar la manera en que se informa en los medios de comunicación, en particular en lo que respecta a los derechos humanos y las cuestiones sociales y medioambientales. Me invitaron a participar por mi labor en la Federación Internacional de Periodistas. No soy especialista en cuestiones laborales ni de migración, pero creo firmemente que el trabajo forzoso y la contratación equitativa son temas importantes que los medios de comunicación deben abordar.

50FF: Kevin, has trabajado con periodistas en temas de actualidad que revisten gran importancia, por ejemplo, el cambio climático o los derechos humanos. A tu parecer, ¿por qué el trabajo forzoso y la contratación equitativa son importantes para los periodistas?

KB: Suele decirse que una noticia es algo que alguien, en algún lugar, no quiere que se sepa, y todo lo demás es únicamente publicidad. Es evidente que se trata de una simplificación excesiva, si bien considero que el periodismo tiene una finalidad. Debe analizar las decisiones de la sociedad y examinar el alcance de las mismas. El periodismo debe incidir en todo lo que es susceptible de mejora en la sociedad. La gente debe saber que una persona que se hace la manicura en las uñas podría haberse visto obligada a hacerlo, o que su ropa, o el café o el chocolate que consume, podrían producirse con trabajadores cuyos derechos laborales o fundamentales son objeto de abuso. El público sólo puede tomar decisiones fundadas sobre lo que compra, y sobre la manera en que se comporta o vota, si cuenta con la información adecuada.

50FF: Charles, sobre la base de tu experiencia, háblanos de las dificultades que deben afrontar los periodistas al informar sobre el trabajo forzoso.

CA: Al analizar la manera en que los periodistas informan sobre la migración, las conclusiones que se extraen suelen tener muchas lagunas: los estereotipos son habituales, no se utiliza la terminología adecuada de forma coherente y no se tiene en cuenta la voz de los migrantes. Mi experiencia sobre el terreno me lleva a pensar que esa situación obedece a varios factores. Para los periodistas con experiencia o formación insuficiente en materia de migración, a menudo es difícil adquirir todos esos conocimientos, principalmente por restricciones de tiempo. Por otro lado, informar a escala internacional puede ser muy costoso y muchos medios de comunicación carecen de los recursos necesarios para afrontar ese gasto. Por último, los redactores pueden considerar la migración laboral un tema delicado y, en ocasiones, los periodistas ponen de manifiesto una falta de respaldo editorial de sus artículos. Cabe observar dificultades análogas con respecto al trabajo forzoso.

El trabajo forzoso constituye asimismo un fenómeno complejo que viene dado por varios factores subyacentes, especialmente de índole económica, cultural, política o jurídica. Se produce en entornos cerrados y afecta a personas aisladas en los planos físico, social, cultural, lingüístico y económico. Esas personas tienen temor a hablar de su situación y no disponen de los medios necesarios para ello. Tampoco tienen acceso a las redes de apoyo habituales. Por otro lado, en muchos casos hay que tener en cuenta casos de delincuencia y corrupción, lo que aumenta el riesgo para los periodistas que desean revelar información.

50FF: En la guía práctica se dedica una sección destacada a la seguridad y a la protección de los periodistas. ¿Es peligroso informar sobre el trabajo forzoso?

KB: Lamentablemente, es un hecho constatado que la cantidad de periodistas asesinados por haber denunciado delitos es mayor que la de periodistas fallecidos al cubrir guerras o conflictos armados. La gente que gana dinero con la miseria de otros seres humanos no tiene reparo alguno en amedrentar, amenazar o matar a periodistas que traten de denunciar sus delitos. Y lo que es peor, muy a menudo consiguen sus objetivos, incluido el asesinato, puesto que un nivel de delincuencia organizada tan elevado no puede existir sin que las fuerzas del orden sean en cierto modo cómplices, o hagan la vista gorda.

Informar sobre el incumplimiento de los derechos humanos, en particular el trabajo forzoso, es una tarea peligrosa. De ahí que en la guía práctica facilitemos consejos a los periodistas sobre la forma de llevar a cabo investigaciones de modo seguro, legal y ético. Ninguna noticia justifica el coste de una vida humana, ya sea la de un periodista, o la de un informador.

50FF: En la guía práctica no sólo se aborda la realización de reportajes sobre el trabajo forzoso, sino la forma de denunciarlo. ¿Qué función desempeñan las imágenes en el conjunto de información sobre el trabajo forzoso?

CA: Las imágenes desempeñan una función primordial a los efectos de percepción pública, en particular, habida cuenta del auge de los medios de comunicación social en la actualidad. Al redactar la guía nos pusimos en contacto con varios reporteros gráficos para tener una comprensión más cabal de algunos retos éticos que deben afrontar al tratar de aumentar la concienciación sobre abusos, al tiempo que protegen las fuentes de información vulnerables. Los consejos que nos proporcionaron son de gran interés, y pueden ser útiles para toda persona interesada en reflexionar sobre la manera en que se utilizan las fotografías para ilustrar ese tipo de reportajes.

En la guía recomendamos asimismo otros métodos de ilustración o de representación artística, además de las fotografías. En los últimos años hemos constatado trabajos muy creativos en los que se utilizan animaciones, dibujos animados, ilustraciones o pinturas. Esos reportajes permiten que el público sea consciente de una situación específica, sin que las víctimas del trabajo forzoso se vean aún más expuestas.

50FF: ¿Qué acogida ha tenido la guía? ¿Qué repercusión real puede tener?

KB: En primer lugar, tuvimos que convencer a varios periodistas, incluidos sus editores, de que el trabajo forzoso es un tema que hay que abordar. Posteriormente tuvimos que mostrarles la forma de hacerlo con seguridad y eficacia. Ello nos permitió constatar la necesidad de fomentar la cobertura de ese tema y de incidir, tal vez en mayor medida de lo que cualquiera de nosotros había previsto al comienzo del proyecto, en el significado del periodismo de investigación y en los retos que éste conlleva. Entrevistamos a muchos profesionales destacados, que compartieron desinteresadamente su experiencia y sus consejos. Estábamos ante periodistas que hablaron con periodistas sobre periodismo.

CA: Tras la elaboración de la guía, desplegamos esfuerzos para promoverla y adaptarla a entornos de índole diversa. Según nos consta, se trata de la primera guía disponible de manera pública a escala internacional para todos los periodistas. La guía es gratuita y se ha traducido a muchos idiomas, y se ha publicado en varias ediciones a escala nacional, con arreglo a la situación específica de cada país, por ejemplo Mongolia, Viet Nam o Pakistán. !Nos complace haber contribuido a su elaboración!

Con objeto de difundir la guía todo lo posible en la comunidad mediática, hemos organizado varios seminarios web y campañas en las redes sociales, y la acogida ha sido magnífica. En el Día Mundial contra la Trata de Personas de 2020 (celebrado el 30 de julio), organizamos un acto mundial con profesionales de los medios de comunicación, la sociedad civil y representantes de empleadores y trabajadores. Recientemente hemos organizado actos similares en español y en árabe. Hasta ahora hemos formado a más de 360 periodistas y estudiantes de 25 países.

50FF: Puesto que la guía práctica se redactó antes de la pandemia de COVID-19, ¿cree que la situación ha cambiado desde entonces?

KB: La OIT ha determinado que la pandemia ha afectado especialmente a las personas más desprotegidas, ha aumentado la vulnerabilidad de las mismas y ha acentuado el trabajo infantil y el trabajo forzoso. En el Reino Unido, el rastreo de los casos provocados por un brote regional de COVID-19 reveló que dicho brote se había producido en fábricas de prendas de vestir, cuya mano de obra, principalmente migrante, trabajaba en condiciones deficientes, inseguras y a menudo ilegales, por menos del salario mínimo fijado en la legislación. Se han producido otros brotes asociados al procesamiento de alimentos, sector que depende asimismo en gran medida de mano de obra migrante insuficientemente remunerada. El virus se propaga en entornos fríos, cerrados y sin ventilación.

La pandemia ha mermado la capacidad de los medios de comunicación para llevar a cabo investigaciones. Los periodistas trabajan a domicilio y no tiene libertad para viajar. Si los ingresos de los medios de comunicación disminuyen, como ha sucedido claramente este año, esos medios tienden a reducir su presupuesto para actividades de periodismo de investigación, habida cuenta de que constituyen un proceso tedioso y costoso.

La necesidad de informar sobre el trabajo forzoso no se ha visto reducida, sino la capacidad para hacerlo.

 


¿Desea ampliar información? Consulte nuestros artículos sobre periodismo y trabajo forzoso: