El Embajador de buena voluntad de la OIT, Wagner Moura, aboga desde hace años para poner fin a la esclavitud moderna. Sin embargo, la primera vez que se reunió con ex víctimas fue el 4 de mayo cuando visitó la Oficina de la OIT en Brasilia.

La reunión tuvo lugar en vísperas del lanzamiento de la campaña 50 for Freedom de la OIT en el Senado de Brasil el 9 de mayo.

“Mi historia de activismo contra el trabajo forzoso viene de mi infancia”, explicó. “Vengo de una ciudad de Bahia donde presencié muchos casos de personas trabajando en esclavitud, y pasé mucho tiempo de mi vida pensando que era algo normal.

“Cuando comprendí que los trabajadores tienen derechos humanos que deben ser respetados se convirtió en un tema muy importante para mí, por mi origen, de ahí mi papel como activista en defensa de los derechos humanos.

“Pero a pesar de eso nunca había hablado cara a cara con trabajadores que habían sido sometidos al trabajo forzoso. Así que el encuentro de hoy fue uno muy intenso. Sus testimonios fueron hermosos, fuertes y sobre todo dignos. Todos reforzaron la idea de la no victimización y, en particular, de su orgullo de participar en una campaña que puede impedir que otros trabajadores experimenten una situación similar a la que ellos vivieron”.

Uno de los testimonios que el actor escuchó fue el de Rafael Ferreira cuya historia está publicada en el sitio web de la campaña 50 for Freedom. Allí Rafael cuenta cómo fue forzado a trabajar en una granja de la zona rural de la provincia de Mato Grosso en Brasil para ayudar a pagar las deudas de su padre.

“Las personas en esclavitud están en una situación muy frágil y, por lo tanto, obligadas a trabajar, trabajar, trabajar”, dijo Ferreira quien actualmente estudia ingeniería civil en la universidad.

La campaña 50 for Freedom fue lanzada en 2015 en colaboración con la Confederación Sindical Internacional y la Organización Internacional de Empleadores. Su objetivo es sensibilizar a los ciudadanos y a los responsables políticos sobre las 21 millones de personas en el mundo que están atrapadas en el trabajo forzoso, y promover que al menos 50 gobiernos  ratifiquen el Protocolo sobre trabajo forzoso para finales de 2018.

El lanzamiento de 50 for Freedom en Brasil tendrá lugar en el Congreso Nacional y reunirá a representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores, así como a ex víctimas del trabajo forzoso quienes contarán sus propias historias.

Wagner Moura ha sido Embajador de buena voluntad de la OIT desde 2015. Ha participado en numerosos eventos para lanzar 50 for Freedom y ha contribuido con historias, blogs y video testimonios como esta historia de la vida real:

Después del encuentro en las Oficinas de la OIT, Moura reiteró su compromiso con la campaña.

“Hoy fue un muy especial para mí. Estoy muy orgulloso de que mi nombre y mi imagen estén vinculados con la OIT y con la campaña 50 for Freedom”.