>

Malta intensifica la lucha contra el trabajo forzoso

18 febrero 2019

Malta se ha convertido en el 30.o país del mundo que ratifica el Protocolo de la OIT relativo al Convenio sobre el trabajo forzoso, por lo que se compromete a adoptar medidas efectivas para prevenir toda forma de trabajo forzoso –incluida la trata de personas–, proteger a las víctimas y garantizar su acceso a acciones jurídicas y de reparación.

Foto: James Stringer

 

©lisakristine.com

El Gobierno de Malta ha ratificado este tratado jurídicamente vinculante que exige a los países adoptar nuevas medidas para erradicar el trabajo forzoso y la esclavitud contemporánea poniendo el acento en la protección, la prevención y la reparación.

“Al celebrarse el centenario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), constatamos la pertinencia de la labor y los valores que defiende la Organización en el mundo de hoy”, dijo el Embajador Olaph Terribile, Representante Permanente de Malta ante las Naciones Unidas y demás organizaciones internacionales de Ginebra.

“Malta seguirá procurando y promoviendo la mejora de las condiciones laborales tanto a nivel nacional como en las plataformas internacionales pertinentes, segura de la innegable vinculación del trabajo decente con la sostenibilidad y la prosperidad”, añadió.

El Gobierno de Malta ha adoptado importantes medidas para establecer el marco jurídico e institucional adecuado de lucha contra la trata de personas, en particular, ha tipificado como delito todas las formas de trata y de trabajo forzoso, y ha establecido penas de entre cuatro y 12 años de prisión.

Malta ha reforzado también sus iniciativas de protección de las víctimas de la trata de personas mediante la promulgación de la “Ley relativa a las víctimas de delitos”, de abril de 2015, que prevé disposiciones sobre el acceso a servicios asistenciales y a una reparación. Además, en 2011 creó la Comisión de Vigilancia de la Lucha contra la Trata de Personas, responsable de formular y controlar la aplicación de las políticas contra la trata. Desde 2013 Malta cuenta con un mecanismo nacional de derivación, cuya principal función es la detección de las víctimas o posibles víctimas de trata.

El Director General de la OIT, Sr. Guy Ryder, celebró la medida: “Con la ratificación del Protocolo, Malta reafirma su compromiso de promover y dar efectividad a los principios y derechos fundamentales en el trabajo”.

Esta ratificación respalda la promoción efectiva del Programa de Trabajo Decente de la OIT y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular, la Meta 8.7 tendiente a erradicar el trabajo forzoso, la esclavitud, la trata de personas y las peores formas de trabajo infantil, y representa una importante aportación a la conmemoración del Centenario de la OIT.

Según estimaciones de la OIT, alrededor de 24,9 millones de personas en el mundo son víctimas de trabajo forzoso, 16 millones de las cuales son víctimas de explotación en actividades tales como el trabajo doméstico, la construcción o la agricultura; 4,8 millones, víctimas de explotación sexual, y 4 millones, de trabajo forzoso impuesto por las autoridades del Estado. Estima también que esta explotación genera unos 150.000 millones de dólares estadounidenses anuales de ganancias ilícitas.

En noviembre de 2017, con ocasión de la Conferencia Mundial sobre la erradicación del trabajo infantil y el trabajo forzoso celebrada en la Argentina, la Unión Europea se comprometió a “promover activamente entre los Estados miembros de la UE la pronta ratificación del Protocolo relativo al Convenio sobre el trabajo forzoso”. Malta es el 14.o Estado Miembro de la UE que ratifica este Protocolo.