>

Lisa Kristine revela el rostro de la esclavitud moderna

7 agosto 2015

Este sitio web presenta algunas imágenes tomadas por la premiada fotógrafa Lisa Kristine, quien ha dedicado gran parte de su carrera a documentar la vida cotidiana de la esclavitud moderna. «Espero que estas imágenes despierten una reacción en las personas que las ven», dijo. «Espero que esta reacción encienda una llama que arroje luz sobre la esclavitud».

Foto: Fotógrafa Lisa Kristine

©lisakristine.com

Cuando Lisa Kristine se hizo célebre como uno de los pocos fotográfos capaces de ofrecer una mirada sobre la vida de las víctimas de la esclavitud, ya era conocida por sus fotos de los pueblos indígenas.

Ella pasó años recorriendo el planeta, transcurriendo meses inmersa en las comunidades indígenas, desde Bután hasta Kenia. Sin embargo, nada de su experiencia anterior la había preparado para su primer encuentro con la esclavitud moderna.

Sucedió en Nepal, en una fábrica de ladrillos, que visitó con la ONG Free the Slaves, socio de la Campaña 50 for Freedom. Allí, ella se confrontó con las condiciones de vida inhumanas de las familias en «trabajo forzoso» , una forma de servidumbre por deudas que puede atrapar víctimas durante generaciones.

«Expuestos a temperaturas extremas, hombres, mujeres y niños, estaban recubiertos de una capa de polvo, apilando mecánicamente ladrillos sobre sus cabezas para transportarlos desde los hornos ardientes hacia los camiones situados a cientos de metros de distancia», escribió Lisa Kristine.

«No tenían derecho a ninguna pausa para tomar agua o comer, ni para ir al baño. Aturdidos por la monotonia y el cansancio, trabajaban en silencio hasta 16 horas al día».

Lisa Kristine también fue a las canteras de piedra de Nepal, donde vio a niños cargar bloques de granito tan grandes como ellos y bajar por peligrosos senderos de montaña. Los bloques eran tan pesados que los niños tenían cuerdas amarradas a sus cabezas para ayudar a cargar el peso.

Después, Lisa Kristine viajó a Ghana. Allí descendió hasta la oscuridad sofocante de las minas de oro ilegales para encontrar a los hombres y niños que estaban obligados a arriesgar sus vidas. También conoció a otros niños que habían sido raptados de sus hogares para trabajar en los barcos de pesca del lago Volta.

El proyecto finalmente llevó a Lisa Kristine hacia su país natal, Estados Unidos, donde constató que la esclavitud moderna está oculta a simple vista. En las calles de las ciudades, encontró a decenas de mujeres que habían sido obligadas a prostituirse y que vivían en condiciones que ella jamás imaginó que encontraría tan cerca de su hogar.

«Una de las mujeres que conocí había sido secuestrada en un centro comercial frecuentado por clases medias», recuerda Kristine. «Los traficantes se ganan la confianza en pocas semanas y entonces se abalanzan sobre sus víctimas y las adiestran a prostituirse».

Confrontada con tanta miseria, Kristina confiesa que a veces la invadían sentimientos de impotencia y desesperación. Pero es la esperanza lo que trasluce en sus imágenes y sigue inspirando su trabajo todos los días.

«Espero que estas imágenes despierten una reacción en las personas que las ven. Espero que esta reacción encienda una llama que arroje luz sobre la esclavitud», concluyó.

En enero 2012, Lisa Kristine contó sus experiencias en una conferencia TEDx en Maui. Su conferencia fue presentada en la página de inicio de TED.com y desde entonces ha sido vista más de 2,1 millones de veces.

Puedes encontrar más información sobre su trabajo en su sitio web, www.lisakristine.com.