>

Esperanza y un futuro más prometedor para un antiguo trabajador en condiciones de servidumbre por deudas en Nepal

13 enero 2020

Centenares de antiguos trabajadores en condiciones de servidumbre por deudas en Nepal occidental se benefician de actividades de capacitación profesional que tienen lugar en el marco de un innovador programa de la OIT. Birendra Chaudhary, fontanero plenamente capacitado y bien remunerado en la actualidad, es uno de ellos.

Foto: © OIT

©lisakristine.com

Birendra Chaudhary, de 28 años de edad, es natural de la zona occidental de Nepal y nació en una comunidad en la que ha existido el trabajo en condiciones de servidumbre por deudas durante siglos.

Con arreglo al sistema de trabajo en condiciones de servidumbre por deudas que imperaba en Kamaya y Haliya, los terratenientes concedían a las familias préstamos que les garantizaban únicamente lo justo para subsistir, y les obligaban a trabajar para devolver dichos préstamos. Si bien ambos sistemas fueron abolidos en el decenio de 2000, una gran cantidad de antiguos trabajadores en condiciones de servidumbre por deudas, incluidos sus descendientes, siguen siendo muy vulnerables, y con frecuencia son privados de tierras de cultivo y oportunidades de empleo decente.

Tras abandonar la escuela a los 19 años, Birendra se fue a trabajar a una planta de procesamiento de alimentos, y comenzó a pensar en emigrar a la India para buscar trabajo después de que dicha planta cerrara. Sin embargo, su vida cambió drásticamente después de que un amigo le hablara del proyecto Bridge de la OIT, que ofrecía capacitación profesional a antiguos trabajadores en régimen de servidumbre por deudas y a sus familias.

La historia de Birendra pone de manifiesto que las medidas de prevención, el fomento de los medios de subsistencia y la asistencia jurídica han brindado nuevas esperanzas a antiguas víctimas del trabajo en condiciones de servidumbre por deudas» dice Narayan Prasad Bhattarai, Coordinador Nacional del Proyecto Bridge.

«El objetivo del Proyecto Bridge de la OIT  en Nepal es suprimir los sistemas de trabajo forzoso tradicionales impuestos a nivel estatal, y reducir sustancialmente las nuevas formas de trabajo forzoso, que a menudo guardan relación con el tráfico de seres humanos», afirma Narayan Prasad Bhattarai, Coordinador Nacional del Proyecto Bridge. «La historia de Birendra pone de manifiesto que las medidas de prevención, el fomento de los medios de subsistencia y la asistencia jurídica han brindado nuevas esperanzas a antiguas víctimas del trabajo en condiciones de servidumbre por deudas».

El Proyecto Bridge de la OIT cuenta con el apoyo del Departamento de Trabajo de Estados Unidos, que ha respaldado el proceso rehabilitador a nivel gubernamental a fin de mejorar los medios de subsistencia de personas que han dejado de ser víctimas del trabajo en condiciones de servidumbre por deudas en Haliya. Se basa en la labor desarrollada por cuatro ONG en Nepal, a saber, la Federación Rastriya Haliya Mukta Samaj – Nepal (RMHSF-N), el Programa de enseñanza para niños desfavorecidos (UCEP-Nepal), Rastriya Haliya Mukti Samaj – Kanchapur (RHMS-Kanchanpur) y el Centro de recursos humanos (HRC-Bajura). Dichas ONG han participado en las labores de selección de las familias beneficiarias y en las actividades de formación profesional, fomento de la capacidad de inserción laboral y asistencia en la búsqueda de empleo.

© OIT

Birendra es uno de los 600 jóvenes de las comunidades de Haliya y Kamaiya que han seguido una amplia formación en alguno de los tres sectores profesionales recomendados, a saber, la construcción, la agricultura forestal y otros oficios conexos.

Posteriormente obtuvo un certificado del Consejo de Educación Técnica y Formación Profesional (CTEVT) y actualmente es un exitoso fontanero. Después de seis meses en su nuevo trabajo, su salario mensual es de 28.000 rupias nepalesas (260 dólares de Estados Unidos), muy superior al que podría ganar en muchos otros empleos informales. «A veces gano hasta 1.500 rupias (13 dólares) por hora», afirma Birendra.

Mi certificado acredita mi nivel de profesionalidad y me ayuda a obtener más contratos». También me permite negociar los precios», añade. “Pregunto a mis clientes si precisan sólo un arreglo rápido o un exhaustivo servicio profesional». Por lo general, a la gente le ofrece garantías que la OIT, organismo de las Naciones Unidas, haya apoyado mi formación».

Únicamente 3 meses después, Birendra ganó dinero suficiente para comprar una motocicleta de segunda mano. «No puedo permitirme llegar tarde al trabajo. A veces, los clientes son muy exigentes y quieren que llegue rápidamente. Si no llego a tiempo, pierdo al cliente, así que decidí comprarme una motocicleta», señala.

Bhim Kaini, facilitador del Programa UCEP, afirma que Birendra constituye un ejemplo para muchos nepalíes, al haber demostrado que es posible permanecer en Nepal y ganarse la vida de manera decente, sin verse obligado, como tantos otros jóvenes, a abandonar el país para trabajar en el extranjero.