>

Combatir la retención de pasaportes en la industria del aceite de palma

19 junio 2018

¡Poner fin a la retención de los pasaportes, es posible! En Malasia, un gran número de empleadores no ve nada malo en retener los pasaportes de sus empleadores como una manera de evitar la rotación de personal. Sin embargo, algunas empresas han comenzado a cuestionar esta práctica común y han encontrado otras vías para garantizar a sus empleados un lugar seguro y accesible donde guardar sus pasaportes.

©lisakristine.com

En Malasia, la retención de pasaportes es una cuestión fundamental tanto para los trabajadores migrantes como para los empleadores.

Sin su pasaporte, los trabajadores no pueden gozar de la libertad de circulación ni de muchas otras libertades vinculadas a la posesión del propio pasaporte, su retención es un indicador de trabajo forzoso. Además, permitir la confiscación de los pasaportes es cuestionable debido a que implica una relación de poder desequilibrada entre los trabajadores y sus empleadores. Aún cuando lleguen legalmente a Malasia, los trabajadores migrantes corren el riesgo de ser señalados a las autoridades o detenidos por ellas aplicando las leyes de migración a aquellos que no tienen pasaporte. El incumplimiento de estas leyes puede tener como consecuencia el arresto, azotes o la deportación. “Hemos visto demasiados casos de trabajadores extranjeros a la merced de empleadores explotadores que los tienes como rehenes con la retención de sus pasaportes”, señaló Joseph Solomon, Secretario General de la Confederación de Sindicatos de Malasia.

La retención de pasaportes es una práctica difundida en todo el país y en numerosos sectores. Los empleadores de la industria de aceite de palma con frecuencia enfrentan escasez de mano de obra y dependen del trabajo de los extranjeros para continuar su actividad. Ellos sostienen que retienen los pasaportes para que no se pierdan o dañen. La sustitución de los pasaportes conlleva dificultades burocráticas costosas y complejas. Los pasaportes también son retenidos para impedir que los trabajadores huyan y facilitar la renovación de los permisos de trabajo.

“La retención de pasaportes es ilegal y las autoridades deberían llamar la atención a todos los empleadores que violen esta ley”, afirmó Joseph Solomon. Si bien la sensibilización hacia las cuestiones de derechos humanos sigue siendo baja, numerosas empresas comienzan a comprender que el acceso a los mercados internacionales está relacionado con el respeto de los derechos de los trabajadores, estas prácticas perjudiciales, como la retención de los pasaportes, deben cesar. En los últimos años, las denuncias de los medios de comunicación sobre las violaciones de los derechos humanos en las plantaciones de palma de aceite en Malasia, han llamado la atención sobre estos problemas.

La Forest Trust (TFT) es una organización mundial sin fines de lucro que promueve activamente la restitución de los pasaportes. Desde 2016, la TFT apoya a las empresas que se esfuerzan por introducir la devolución de los pasaportes en la cadena de suministro del aceite de palma. Como resultado, diversas empresas en Malasia han comenzado a restituir los pasaportes a sus trabajadores; a instalar armarios individuales y entregar las llaves a sus trabajadores a fin que tengan un lugar seguro y de fácil acceso para sus pasaportes.

Los armarios no resuelven todos los problemas, pero podrían representar el comienzo de un cambio de mentalidad en lo que se refiere a los derechos de los trabajadores en Malasia. Después de haber trabajado junto a la TFT sobre la cuestión de los pasaportes, algunas empresas han comenzado a elaborar políticas a fin de promover el respeto de los derechos de los trabajadores. Estas políticas abarcan los contratos de trabajo, los salarios justos, la eliminación del trabajo forzoso y de la servidumbre por deudas, la contratación ética, y la seguridad y salud en el lugar de trabajo. Pero el cambio no se produce de la noche a la mañana.

“La confrontación con las empresas es una parte importante del proceso de cambio”, declaró Natasha Mahendran, responsable del proyecto para los derechos humanos y sociales en TFT. “Una vez que se establece la confianza, son más receptivas a nuevas ideas, como el hecho de que la restitución de los pasaportes puede mejorar la relación entre empleador y empleado”.

A partir de la experiencia de Natasha, es importante que las empresas se apropien del proceso de cambio. Diversas comenzaron con una iniciativa piloto: devolver los pasaportes e instalar armarios en ciertas plantaciones o molinos, y luego extender progresivamente esta experiencia cuando se dieron cuenta de que era factible. La diferencia en el tamaño de las empresas con las cuales colabora la TFT – de gran a pequeña escala – demuestra que los empleadores pueden hacer cambios sin importar con cuántos recursos cuenten.

La Forest Trust es una organización internacional sin fines de lucro que ayuda a las empresas a transformar sus cadenas de suministro en todo el mundo en beneficio de las personas y de la naturaleza.

En Malasia, la OIT colabora con el gobierno, los representantes de los trabajadores y de los empleadores y otras organizaciones de la sociedad civil a fin de fomentar los conocimientos, la sensibilización, la ratificación y la aplicación del Protocolo de la OIT en el país; mejorar y desarrollar las políticas nacionales apropiadas y/o planes de acción y/o una legislación sobre el trabajo forzoso y el trabajo infantil; intensificar los esfuerzos para recopilar datos confiables a fin de llevar a cabo una investigación y compartir conocimientos entre las instituciones a nivel nacional; y fortalecer las organizaciones de trabajadores y de empleadores para apoyar la lucha contra el trabajo forzoso en asociación con otras partes interesadas.

El proyecto de la FTF sobre la restitución de pasaportes no es financiado por la OIT.